This is a Clilstore unit. You can link all words to dictionaries.

La mejor canción del pop-rock español: Mediterráneo

La canción Mediterráneo fue la ganadora de «Las 200 mejores canciones de pop-rock español», selección que hizo la revista Rolling Stone (edición española) a finales de 2012.

La encuesta de Rolling Stone confirma algo más que una sospecha. Mediterráneo es algo muy grande: acaso el episodio más memorable de nuestro legado sonoro. Este tema que abría el quinto disco de Serrat ha arrasado en las votaciones. Y todo ello, sin haber conocido una edición a 45 revoluciones. No, Mediterráneo ni siquiera necesitó publicarse como disco sencillo para crecer junto a varias generaciones y adquirir aureola de mito.

Lo confiesa hasta el rockero Leiva (Pereza): “Es una canción de pizarra”. Serrat podría ser su padre, pero él asume que Mediterráneo invita a sentarse en el pupitre y tomar apuntes. El profesor del Poble Sec impartió en tres minutos y medio una lección de sensibilidad, aliento evocador e intensidad poética como no se recuerdan muchas. Eso sí, estas cosas llevan su tiempo. Serrat siempre ha desconfiado de la genialidad fulgurante. Él prefiere el trabajo sistemático, el parto con dolor. Y ésta no fue una excepción. “Soy hombre de insistencia, de dedicarle muchas horas”, admite. “Pocas canciones he escrito a vuelapluma. Me cuesta estar convencido de que no hay otra opción mejor”.

Por desentrañar el viejo enigma, esta vez llegó primero la música y luego la letra. Serrat, entonces con 28 años, tenía en mente Take Five, el estándar jazzístico de Dave Brubeck, y se le ocurrió recrear aquel mismo ritmo sincopado. Era un cinco por cuatro (cinco pulsos de negra por cada compás), una métrica irregular y, en efecto, propia del jazz o de ciertos ritmos del Este. Al arreglista, Juan Carlos Calderón, apenas le pasó una cinta con la referencia del piano y su voz tarareando, muy grave, la melodía principal. El mayor hallazgo de Calderón consistió en pasar el original a un seis por cuatro, más regular y accesible. Serrat, mientras tanto, moldeaba los versos en un hotelito de Calella de Palafrugell (Girona) donde conocía a los dueños y se refugiaba a trabajar. Se grabó todo el álbum en Milán en apenas una semana.

Zafiro, la discográfica, no se tomó  la molestia de publicar la canción en un disco pequeño. El único sencillo de Mediterráneo fue "Qué va a ser de ti", otro tema hermoso y emotivo que no pasó del puesto número 14 en las listas. En realidad, el gran éxito giraba a 33 revoluciones: el álbum completo pasó ¡21 semanas! en lo más alto de las clasificaciones. En la lista de Rolling Stone, además de la que le da título, figuran otras dos canciones de aquel álbum: "Aquellas pequeñas cosas" y "La mujer que yo quiero". 

Tres décadas y media después, aquel cancionero nos sigue fascinando.

(Fuente: Rolling Stone)

Short url:   http://multidict.net/cs/1527